Un tuit poco claro.

Ayer colgamos una serie de tuits sobre el asesinato de Isabel Carrasco. En uno de ellos, ante las peticiones (insistentes) de que condenarámos el atentado -algo que por otro lado habíamos hecho desde el primer minuto, que eso de andar matando a gente en la puerta de su casa es mal-, hacíamos notar que si, que claro que condenábamos, pero que muchas de las cuentas que nos exigían esa condena (como si tuviéramos algo que ver con la atrocidad ocurrida) obviaban el hecho de que su propia reacción frente a otros asesinatos había sido bastante más tibia de la que nos reclamaban.

Pusimos como ejemplo el caso de Carlos Palomino, el joven antifascista de 16 años apuñalado a sangre fría por el ultra Jesús Estébanez en Madrid, un caso que marcó a un montón de gente y que cuando se produjo encontró un silencio atronador por parte de ciertos partidos y ciertas personas. La idea era remarcar el distinto nivel de exigencia según quien sea la víctima: a un cierto sector parece que unas les importan más que otras.  Y no ha sentado nada bien. La culpa, evidentemente, es nuestra, porque en 140 caracteres no se explican cosas complejas y menos en un tema tan delicado como este.

Así que mil disculpas a quienes les haya ofendido el tuit de marras. Y eso sí, que quede claro que echando una miradilla a la web o a nuestras redes sociales hubiera bastado para darse cuenta de que en todo caso ha sido una metedura de pata tuitera y ya. Calificativos como fascistas, perros, bastardos y demás piropos a estas alturas del partido sobran, pero cada una verá cómo articula sus enfados legítimos y sus prejuicios.

 

Esta entrada fue publicada en comunicación, información, opinión, política y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Un tuit poco claro.

  1. Antonio dijo:

    Demasiado políticamente correctos y demasiada preocupación por el “me gusta” de la prensa del sistema como para que esto sea un motor de cambio del mismo. No se cambian las cosas gustando a quien las dirige. Hay gente que cuanto peor hable de los que queremos cambiar las cosas, mejor.

    Quien pide a los demás que condenen algo muestran una aptitud inquisitorial, pues piden a otros que reprueben unos hechos que ellos consideran perniciosos, que piensen como ellos, arrogándose un poder de decisión sobre los demás de lo que está bien o mal.

    También muestra poca madurez, pues se posicionarse sobre algo que se desconoce, al calor de los acontecimientos es un error.

    El mayor arma del opresor es la cabeza del oprimido, y este movimiento popular, es ya un oprimido más.

  2. tina dijo:

    quieren criminalizar al 15m por marxista. Por defender a la clase obrera contra sus amos, los peripuestos del selecto club.

  3. transexy dijo:

    Efectivamente, Antonio. La independencia de pensamiento es imprescindible en un movimiento de emancipación popular. Por eso son clave los individuos concretos que lo encabezan, que suelen tomar las decisiones, hacer la mayoría de las propuestas y poner pegas a las propuestas que nos les encajan. El bagaje intelectual de estas personas, su mentalidad, su forma de vida (rutinaria y conformista o lo contrario) son muy relevantes para predecir en qué dirección orientarán el movimiento. Creo que sabes a qué me estoy refiriendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *