¿Pero esto no era Fachadolid? Para la ILP, seguro que no.

“¿Pero a esta ciudad no la llamaban Fachadolid?”, pregunta una señora con acento andaluz al compa del megáfono que se dirige a 300 personas frente a una sucursal del Banco de Santander rodeada de tiendas de campaña.

Efectivamente, estamos en Valladolid. Mayoría absoluta del Partido Popular desde 1995. Y no cualquiera, oigan: Francisco Javier León de la Riva. Doblemente imputado por delitos urbanísticos. El de los morritos. La patria política de Aznar. Una plaza difícil, en resumen. Y por eso se maravilla la turista (de Granada, nos cuenta luego, otra ciudad conservadora que da, paradójicamente, mucha guerra).

¡Empieza el Show! Tiendas plantadas y ahora a dar la vara.

¡Empieza el Show! Tiendas plantadas y ahora a dar la vara.

Porque en plena “milla de oro” –en afortunada expresión de Ultimo Cero, un oasis de buen periodismo local que ya tardan en conocer- vallisoletana, la peatonal Calle Santiago, han aparecido una docena de tiendas de campaña frente a las principales entidades bancarias.

Ha sido rápido y la policía no ha podido, como en otras ocasiones, impedir que se alcanzase la masa crítica necesaria para que el desalojo se convierta en demasiado oneroso, políticamente hablando. A las 11 se ha lanzado una convocatoria genérica en un sitio diferente. Diez minutos antes, los grupos de trabajo del 15M, coordinados por los compas de StopDesahucios han plantado las tiendas, han tapado los anuncios que invitan a hacerse un seguro privado por la convocatoria del #16F, han desenfundado el megáfono y, cuando los primeros UIP han llegado a la carrera, ya era demasiado tarde.

Demasiado tarde: con la gente mirando, ya solo queda "proteger" la entrada del banco.

Demasiado tarde: con la gente mirando, ya solo queda “proteger” la entrada del banco.

Una veintena de familias. Eso ha sido lo dificil. Que las familias venzan el estigma y la vergüenza, y salgan a la calle. A contar que, con 1.459 euros de deuda, el BBVA ha ejecutado la hipoteca y, con dos críos de 2 y 6 años de edad, se han visto en la calle. Literalmente. De eso se trata: de superar la vergüenza. En una ciudad pequeña, en la que nos conocemos todos, donde quien no se exilia se tiene que refugiar en el círculo estanco de sus amistades, de su familia.

Una ciudad dura, donde las familias de toda la vida siguen cortando el bacalao y las instituciones locales son instrumentos de reparto de poder e influencia social: esa mítica Diputación y su empresa pública, SODEVA, con un procesado por corrupción urbanística, Jesús García Galván, a la cabeza, enchufando como si no hubiera un mañana a alcaldes, concejales y militantes; esas convocatorias públicas que acaban en manos de ex concejales de cultura de León, pertenecientes al mismo partido, para dirigir espacios culturales. Esa intención, declarada, de mandar o marginalizar a cualquier persona o colectivo que discuta cómo deben ser las cosas: esto es Valladolid.

Y de repente, el 15m. Y de pronto, StopDesahucios. Ahí, acampados delante de la casa del alcalde, que es también sede de CajaDuero porque fue su vicepresidente (y aprovechó para cargarse el PGOU y hacerse una terracita en el ático que compró a su misma entidad). Ahí, contando megáfono mediante cosas de las que se habla, pero que nadie se atreve a denunciar. Ahí, concitando que ciudadanos de todo tipo aplaudan y reclamen que la ILP sea aprobada por el Congreso la semana próxima.

Desahucios 3

¿Que quien indultó a quién? ¿Que cuánto le prestaron a qué partidos? ¡Política ciudadana, señores!

Porque de eso se trata, y la señora de Granada asiente: la ILP debe aprobarse. Ni un suicidio más. Ni un desahucio más. Que tengamos que cerrar la asesoría StopDesahucios y los compas no tengan que, cada vez más, trabajar jornadas laborales enteras, hacer de psicólogos, perseguir procuradores, rogar a jueces o negociar con policías. Que podamos dejar los megáfonos en el suelo, las tiendas en casa. Que ni una sola familia, en esta ciudad o en la tuya, tenga que volver a salir de su casa. La ILP debe pasar, repetimos, y ocupamos la calle porque el 16 de Febrero, a las 17:30h en la Cúpula del Milenio en Valladolid (y en otras 50 ciudades), saldremos centenares de miles a recordárselo.

Por la tarde. Con tu novio, tu vecina, tu madre, tu perro o tu megáfono. A la calle todo el mundo.

Por la tarde. Con tu novio, tu vecina, tu madre, tu perro o tu megáfono. A la calle todo el mundo.

¡Si se puede! ¡Stop Desahucios, dación en pago retroactiva y alquiler social!

Esta entrada fue publicada en +asambleas Barrios, 14N, 16F, 23F, 25S, acciones, actividades, comunicación, comunicados de prensa, convocatorias, crónicas, fotos, información, International, manifestación, manifiestos, material publicitario, Multas., noticias, opinión, política, resúmenes de prensa, Sin categoría, Stop Desahucios, vídeos. Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a ¿Pero esto no era Fachadolid? Para la ILP, seguro que no.

  1. Pingback: ¿Pero esto no era Fachadolid? Para defender la ILP, parece que no

  2. JOAN CARLES MOMPEL dijo:

    Por fin, un soplo de aire fresco. Ojalá seamos capaces de devolver la cordura y el sentido común a aquellos que dicen trabajar para nosotros… el pueblo.

  3. Yo estoy muy a favor de todas vuestras acciones en contra de los desahucios. Yo lo siento muy cercano, ya que no un banco (ya sabéis que yo pago en las notarías en mano), sino unos vecinos rogelios de Arroyo y un juez me quieren desahuciar de mi chalecito de Mugardos, que tanto me costó con el sudor de mi frente. Así no podré ir a veranear este año con mi novieta. Me parece muy bien que os manifestéis en la calle Santiago y no en la calle Alcalleres, porque hacéis mucho ruido y me levantáis dolor de cabeza. Menos mal que no podéis venir a manifestaros a mi casa, es lo que tiene el vivir en una urbanización de lujo, porque los izquierdosos no tenéis coche para venir a las afueras. Bueno, como yo, que en mi declaración de bienes aparece que tampoco tengo coche. Se deben creer mis votantes del PP que subo y bajo todos los días haciendo footing, jajaja!
    Bueno chicas que escribís, que os cuiden guapetonas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *